domingo, 14 de junio de 2009

UNA MIRADA INFORMATIVA




Los embarazos durante la adolescencia, son un hecho que afectan a toda la sociedad, desde el hombre trabajador que piensa que su hija de 12 años cometió un error, hasta los políticos que se ven afectados cuando sus políticas de gobierno fallan ante la población adolescente que esta embarazada antes de los 21 años. Diversos estudios se han realizado para determinar la incidencia del embarazo en las adolescentes en la población mundial, en específico, en la población de Venezuela.

CIFRA ALARMANTE: VENEZUELA ENTRE LOS PRIMEROS PAISES CON EMBARAZO EN ADOLESCENTES

Recientemente, el Doctor Huníades Urbina-Medina presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, en una entrevista dada a los medios de comunicación de Venezuela, alerto a la población sobre las cifras de embarazo en adolescentes en este país: “De 600 mil embarazos registrados anualmente en Venezuela, 120 mil partos corresponden a niñas y jóvenes venezolanas, cifra alarmante que pone a nuestro país en primer lugar de embarazos en adolescentes, en América Latina” (Bitácora Medica, 23/02/2009 [http://www.bitacoramedica.com]). El doctor Urbina-Medina hace énfasis en esta entrevista sobre la necesidad de la creación de programas que involucren a la familia, la escuela y la sociedad para reducir el índice de embarazo en adolescentes, pues la planificación familiar debe partir desde el seno de las diversas familias, como ser también una política de estado, que permita el crecimiento de la sociedad de forma adecuada, de la mano con planes de salud, educativos, de vivienda y hábitat para cubrir las demandas exigidas por cada integrante de cada familia.
video

ROLES: UNA MIRADA A LA PERSONALIDAD


Cuando se habla de embarazo en la adolescencia, frecuentemente vemos un espejismo, donde la imagen observada es la de una joven que termina su embarazo feliz, sin ningún tipo de complicaciones, rodeada de su pareja, familiares y amigos, en un cuarto lleno de ramos florales y peluches, y al día siguiente del nacimiento de su hijo, volverá a sus clases como si nada hubiese pasado. El recién nacido pasa a ser un “juguete” nuevo que les da cierto aire de popularidad, y que son sus padres (abuelos del recién nacido) o sus familiares quienes cuidaran de esa criatura. La realidad es otra, pues de adolescente, pasa a cumplir funciones de "madre", que implica cuidar, amamantar y cubrir las necesidades básicas de esa criatura; también cumple roles de "esposa", suponiendo que los padres del niño decidan vivir juntos y no ser madre soltera; "ama de casa", pues de una o de otra manera esta formando un nuevo hogar, y también el rol de estudiante, pues no ha completado aun sus estudios de bachillerato, conocimientos necesarios para obtener una mejor calidad de vida, para si misma y para su hijo.

De estos cuatro roles, el que mas se ve afectado es el de estudiante, pues deja de ver la educación como una necesidad y se olvida poco a poco. Es indispensable generar planes alternos para que la deserción educativa de adolescentes embarazadas pase de una realidad a ser una utopía.

ADOLESCENCIA: CICLO DE LA VIDA







Existe una premisa donde el ciclo de vida de todo ser vivo es nacer, crecer, reproducirse y morir. Para los seres humanos cada etapa es fundamental, pues se va desarrollando el individuo como un ser complejo, lleno de aptitudes y actitudes que lo hacen único en el mundo. Una de las etapas más conflictivas por los cambios que en ella se viven es la adolescencia. Es en esta donde se realiza la transición entre el niño o niña, de edad escolar, y el adulto. Esta transformación se da tanto en cuerpo como en mente, en donde aspectos tomados de su entorno (familia, amigos, contexto social y educativo) son trascendentales para que los grandes cambios orgánicos que se producen en el individuo lo hagan llegar a la edad adulta. La adolescencia es un fenómeno biológico, psicológico, cultural y social, por lo tanto sus límites no se asocian solamente a características físicas. La adolescencia difiere de la pubertad puesto que comienza a una edad determinada, a los doce o trece, debido a cambios hormonales, mientras que la adolescencia puede variar mucho en edad y en duración, pues es relativa a cada individuo y a su desarrollo y desenvolvimiento consigo y con los demás, aspectos de la personalidad que se adquieren en el seno familiar. Luego de esta, y siguiendo la premisa antes mencionada, vendría la etapa de la reproducción, en donde los seres humanos se unen para dar paso a otro ser, en este caso, un nuevo hombre o mujer, niño o niña, que formaría parte de la sociedad.

EMBARAZO ADOLESCENTE: DE MODA


Desde que el hombre existe en la tierra, las familias numerosas han sido símbolo de prosperidad, mientras más jóvenes se casaban las parejas, mas temprano comenzaba la labor de la reproducción, de perpetuación del apellido. Las viviendas eran mas grandes, pues la inmensa mayoría de los habitantes ocupaban terrenos pequeños en la inmensa extensión de tierra del planeta, existían mayores cantidades de alimentos y los insumos necesarios eran menores en cantidad. El hecho de tener una relación sexual implicaba la necesidad de un matrimonio para su ejecución. Con el paso del tiempo, se observa las consecuencias de ese crecimiento desmedido de la población: cada día los empleos existentes son menores, las canastas alimentarias son costosas, la educación es inaccesible para muchos y las familias se separan más de lo acostumbrado, el índice de divorcios es poco porque el índice de matrimonios es igual de minoritario.

Los adolescentes hoy en día, crecen rodeados de una cultura informativa y publicitaria donde son bombardeados y hasta acorralados, con mensajes explícitos donde la sexualidad y el sexo libre es el punto central de la vida diaria. Se plantea el libertinaje como un estilo de vida, como la moda del día a día, donde los jóvenes que desean ser aceptados por sus “amigos” deben formar parte de esa sociedad, donde el libertinaje, o el sexo irresponsable es el requisito fundamental y primordial de ese grupo.
Sin embargo, las aulas se llenan de estudiantes cuando, en las clases de Educación para la Salud, se tocan los temas relativos a la sexualidad, los métodos anticonceptivos, las enfermedades de transmisión sexual, el embarazo y hasta los cambios que ocurren en la adolescencia, se dan la libertad de indagar, investigar y sacar sus propias conclusiones sobre el sexo. Pese a esto, el índice de adolescentes embarazadas aumenta considerablemente día a día.